miércoles, 24 de septiembre de 2008

Un día de cucos, tacos, corrientazos y suspiros!!

El día empezó hoy en medio de la niebla. Hacía un frío atroz. Como ya es costumbre el baño lo acompañé con la música de David Bowie. El espejo me mostró mi ojos con ojeras, ando ojerosa y eso que ya ni trasnocho. Tal vez los años no llegan solos. Antes de salir y luego del arreglo de las mañanas y un desayuno de afan, me metí un rato a la red. Terminé releyendo los Cucos de Quime, jijijijijijji, suena rechistoso y para los malpensados esto da para historìa erótica, pero no, calmados todos, es un texto muy serio, que me encantó, de esas entradas verborreicas que dan gusto de leer y que te pegan directico en la cabeza. Pasé por donde la Doc, para recibir de sus escritos el diagnostico del día y día y me encuentro con que el diagnóstico le trajo a ella una gastristis, que mal, pero bueno, sé que se pondrá mejor. Para ella, toda mi buena energía, para que se mejore pronto. Por donde Pepa, las cosas andan un poco mejor que otros días y eso está bien, hay nueva disposición para adornar el Pepablog y eso está muy bueno. Bien por Pepa, a quien admiro y respeto enormemente. Por donde Akeronte pasé, pero no ha subido nada aún, sigo esperando su nueva entrada.

Regresando a la vida, tuve que salir de afan, porque la lectura de mis blogamigos hizo que el tiempo se me trasformara en un suspiro, corrí y corrí y solo un taxi me salvó de llegar tarde. "Mucho taco", dicen los paisas y es verdad, mucho taco tan endemoniado el que se forma por estas calles. Luego le dio por llover y me he sabido mojar un poquito, pero que cosas, no importa, bienvenida el agua bendita que cae del cielo.
Hoy un muchacho de lo más amable y hablador como el solo, me invitó una paleta, una Pasión y estaba muy deliciosa!!! Ando como pobre y me tocó el popular corrientazo de almuerzo. Vaya dieta esta con las populosas tajadas de platano frito, arroz blanco, un pedazo inmesericorde de pollo y como raro una odiosa ensalada roja de remolacha, guacale, no me gusta. Consentida o lo que quieran, pero no me gustan esas cosas, parecen de otro mundo.

Vuelvo a la casa y me entra la suspiradera. Estoy que le marcó a ese alguien que me lleva por el monte de la locura, pero no, me contengo, debo ser fuerte. Pienso en morderme las manos para no marcar. Es dificil, pero dejo que pasen algunas horas antes de hacerlo. Pienso que si he de llamar debe ser antes de que llegué mi mamá y empiece el momorial de agravios por la demora en el teléfono. Pues para evitarme líos, pues mejor no llamo, y más bien me quedo mirando por la ventana mientras mi garganta se llena de suspiros.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pos mirandolo bien, un buen día despues de todo, no le parece srta!!!
Un saludo bien balano y elegante...

DoctoraCapital dijo...

jejeje la ensalada de remolacha es una chanda, le pinta a uno el arroz de rosado y no le da buen aspecto a los otros alimentos.
Sea fuerte, no llame, no llame nunca; demuestre que puede ud solita, así se me ahogue en suspiros.
Tomese un vasito de agua y siga sonriendo.
Un abracito

Akeronte dijo...

no hay por qué suspirar...

salvo y la vida haya terminado ayer.

Quime Atópica Videosa dijo...

Veeeeeee... dejen suspirar!!!

Humf, yo andaba como igual esta semana... pero también me aguanté.

Saludos... y sí, parece que fue un buen día...

Anónimo dijo...

Maldita sea tan maluco que es esperar una llamada!!! Pero bueno, suerte con la espera. Estuvo genial eso de morderse las manos. Jajaja. Un abrazo chica. :)